Cursos

Cursos

Próximos a realizarse Ir a Cursos ->
Notas

Notas

Invitación a leer las últimas que se han publicado Ir a Notas ->
Reflexiones

Reflexiones

Pensamientos para leer diariamente Ir a Reflexiones ->


             

 

 

 

 

 

 

 

- Abrir nuestro corazón
- Observarnos profundamente
- Tener la intención de liberarnos
- Enfrentar lo que nos produce dolor
- Confiar

Cuando una enfermedad se produce desencadena cuestiones emocionales. Cuando hay un daño corporal de alguna naturaleza, provoca un determinado síntoma en el mapa emocional y determinado síntoma en el mapa emocional produce determinado daño corporal y no otro.
Hay un mecanismo de doble vuelta de lo físico a lo psíquico y de lo psíquico a lo físico. Todos los órganos, todos los sistemas y la estructura que estos órganos y sistemas tienen, determinan condiciones de ciertas emociones.
Lo primero que tendríamos que modificar es la creencia de que existen emociones buenas y emociones malas. Evolucionar es comprender que ambas forman parte de la totalidad del ser.
¿Para qué están las emociones si no son para ser sentidas?
Si no nos permitimos vivenciar una emoción,  la misma se manifiesta en otra parte, nos grita y pide auxilio. Esto no significa que si me enojo con alguien lo tengo que insultar, significa que el enojo así como la ira están para ser sentidos,  todas las emociones están para ser sentidas.
Un ejemplo son los celos. ¿Qué producen los celos? Los celos producen el descubrimiento de la intimidad perdida con el otro, en un lugar del inconsciente la persona celosa tiene temor a la intimidad, esta es una de las interpretaciones.
Las emociones que parecen negativas tienen siempre algo para enseñarnos, cuando no las vivimos estamos perdiendo algo de nosotros mismos que es importante que vivamos.
Cuando decimos que salud es sinónimo de integridad estamos diciendo que para ser sanos es necesario integrar también la sombra como parte de nuestras vidas, pensar que ser íntegros es reprimirla o erradicarla, fingiendo no tenerla, es la ilusión de despojarnos de nuestro lado humano. Ser humanos es tener incorporada la luz y la sombra, integrarlas es vivir todas las emociones sin reprimirlas.
El primer paso es despojarnos de la creencia de erradicarlas para sentir que estamos sanos, para luego canalizarlas o descargarlas, por una u otra vía, por sublimación, por creatividad, por afecto o lo que corresponda en cada caso. Decirlas es un paso, si nos enojamos en lugar de guardarnos la bronca tenemos que hablar con quien corresponda.
Sanar las emociones significa sentirlas, comprenderlas y aprender la lección que la emoción puede enseñarnos.
Los desacuerdos que se crean en los vínculos por falta de comunicación, son desagradables y en muchos casos innecesarios, cuando hablamos nos estamos dando la oportunidad a nosotros mismos y a la otra persona de sanar las emociones de ambos.
Ser íntegros es tener la capacidad de resolver este tipo de situaciones.
En terapia psicosomática a esto se le llama balance psicosomático.
Sanamos las emociones en la medida que sanamos el cuerpo y sanamos el cuerpo en la medida que sanamos las emociones.
Integrando la luz y la sombra, el yin y yang en nuestras vidas es como logramos la salud emocional.
 ®

Con amor y luz
Claudia Quesada

Es importante que en cada nota que lean apliquen su DISCERNIMIENTO, y ante todo recuerden que el poder se encuentra dentro de cada uno.

Las Notas de ésta página han sido escritas por Claudia Quesada, para colaborar con el interés de las personas que están en búsqueda de crecimiento personal y espiritual. Puedes difundirlas siempre que incluyas la fuente y el autor. Muchas Gracias ¡¡
(Todos los derechos reservados por el autor) ®

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>